CALM & CO Properties
34 971 536 335
www.calm-properties.com
 

98.000 m2 finca con olivar en Sa Pobla

Ref: 1255
Finca / Casa Rural
1.208 m2 construidos.
164 m2 útiles.
98.219 m2 de parcela.
Necesita reforma
Venta: 745.000 €
Zonas verdes. . . .
Amueblado. . . .
Calf. Energ: Pendiente certificar
Finca en Sa Pobla de 1.200 m2 construidos en una parcela de 98.000 m2. La casa necesita actualización. En el terreno, de casi 10 hectáreas, se cultivan olivos y otros árboles frutales, también sería ideal por un viñedo. Uno de los mayores atractivos de esta finca es su tahona (almazara en castellano). La propiedad actual elabora aceite, tanto para consumo propio como para su comercialización. La finca dispone de luz, agua de varios pozos, un aljibe grande y un sistema de riego.
Descripción

Finca en Sa Pobla de 1.200 m2 construidos en una parcela de 98.000 m2. La casa necesita actualización. En el terreno, de casi 10 hectáreas, se cultivan olivos y otros árboles frutales, también sería ideal por un viñedo. Uno de los mayores atractivos de esta finca es su tahona (almazara en castellano). La propiedad actual elabora aceite, tanto para consumo propio como para su comercialización. La finca dispone de luz, agua de varios pozos, un aljibe grande y un sistema de riego.

Esta finca se encuentra en un precioso y tranquilo entorno rural y disfruta de bellas vistas a las montañas. Sa Pobla es un pueblo de interior situado en la mitad norte de Mallorca. Muy bien comunicado tanto con el sur, donde se encuentra Palma, la capital, como con el norte, una zona en la que se encuentran algunas de las playas y calas más bonitas de la isla. Muy cerca de la Serra de Tramuntana, principal cadena montañosa de la isla y declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2011. 

Una de las cosas más representativas de un pueblo es su gastronomía. Sabores y aromas que ponen encima de la mesa es una manera de entender la vida. El Mediterráneo es sabor: sabor a tierra y sabor a mar. Y si de algo podemos estar orgullosos en Mallorca, es de lo que nos dan ambos. Sa Pobla es un fenomenal exponente de que, amando la tierra, ésta nos devuelve el regalo por partida doble. Si eres de los que saben apreciar el sabor de las cosas, sabrás apreciar el diamante en bruto que es esta finca.